Estás Aqui
Inicio > Información > ¿Cómo amamantar a tu Bebé?

¿Cómo amamantar a tu Bebé?

Una madre amamantando a su bebé es una de las más bellas imágenes que la naturaleza podría crear. La lactancia materna es tan natural, y se ha hecho durante millones de años, sin ella la raza humana no habría sobrevivido. Aun así no se puede negar que para algunas mujeres los primeros días es un gran desafío, para lograr un buen resultado se necesita combinar ciertas habilidades esenciales práctica y motivación.

La leche materna es un alimento completo. Contiene al menos 400 nutrientes, así como las hormonas y los compuestos que combaten la enfermedad, que no están presentes en la fórmula de leche. Su composición nutricional aún se ajusta a las necesidades del bebé a medida que crece. Puede alimentar a su bebe solo con leche materna durante los primeros 6 meses, esto ayudara a su desarrollo cognitivo y serán menos propensos a enfermedades como gastroenteritis, pneumonia y bronquitis, e infección de oído. La lactancia crea un vínculo especial entre usted y su bebe, también la ayudara a perder peso y mantenerse saludable.

Si presentas problemas a la hora de dar pecho te presentamos algunas posiciones que te ayudaran a la hora de amamantar:

Agarre Cruzado
como-amamantar-un-bebe-1

También se denomina agarre de cuna cruzado, aunque difiera del anterior en que la cabeza del bebé no queda apoyada en el hueco de tu brazo, sino que los brazos intercambian sus papeles. Si le estás dando el seno derecho, utiliza la mano y brazo izquierdos para sujetar el bebé. Gira un poco su cuerpo para que su pecho y pancita queden directamente frente a ti. Coloca tu mano detrás de su cabeza, bajo sus oídos, sujetándola con tu pulgar y dedos para guiar su cabecita hacia tu pezón.

Recomendado para: Esta posición puede ser idónea para los bebés e infantes que tienen problemas para acoplarse al pezón.

Agarre de fútbol americano
como-amamantar-un-bebe-2

Como su propio nombre indica, en esta posición colocas al bebe bajo tu brazo (en el mismo lado en que le estás dando el pecho), como si agarraras una pelota de fútbol americano (rugby) o un bolso de mano.

Primero, coloca al bebé a tu lado, bajo el brazo, de modo que mire hacia ti, con su naricita al mismo nivel que tu pezón y sus pies apuntando hacia tu espalda.

Descansa tu brazo en una almohada colocada sobre tu regazo o justo a tu derecha y, con la mano, sujeta los hombros, cuello y cabeza de tu bebé. Con la mano en forma de “C” (ver abajo en la sección de consejos) dirige su boca hacia tu pezón, la barbilla primero.

Pero hazlo con cuidado. No lo empujes tanto hacia tu seno que se resista y acabe arqueando su cabeza contra tu mano. Utiliza tu antebrazo para sujetarle la parte de arriba de la espalda.

Recomendado para: Esta puede ser una buena posición en caso de que hayas dado a luz por cesárea (así el bebé no tiene que apoyarse en tu estómago). Y si el bebé es muy chico o tiene problemas para acoplarse al seno, este agarre te permite dirigir su cabecita hasta tu pezón. También es bueno para mujeres con senos grandes o pezones planos, así como para las mamás de gemelos.

Agarre en Posición Reclinada

como-amamantar-un-bebe-3
Si quieres dar el pecho estando tumbada de lado pide a tu compañero que coloque varias almohadas detrás tuyo para que tu espalda quede bien apoyada. También puedes colocar una almohada bajo tu cabeza y hombros y otra entre tus rodillas dobladas. El objetivo es que tu espalda y tus caderas formen una línea recta.

Ponte al bebé justo enfrente tuyo, acércatelo y reposa su cabecita sobre la mano de tu brazo inferior. También puedes reposar su cabeza en el brazo que queda junto a él y colocar tu otro brazo bajo tu cabeza para que no te estorbe.

Si ves que el bebé tiene que estar más arriba y más cercano a tu seno, ponle una almohada o una cobija doblada debajo de la cabeza. Tu bebé no debería hacer ningún esfuerzo para alcanzar el pezón y tú tampoco tendrías que doblarte para hacerlo llegar hasta él. Quizás tengas que levantar un poco tu seno con la mano para que el bebé lo pueda alcanzar cómodamente.

Recomendado para:  Dar el pecho estando tumbada puede ser una buena opción si te estás recuperando de una cesárea o de un parto difícil, si te resulta incómodo estar sentada o si le das el pecho en la cama, tanto de noche como de día.

También te podría interesar: Importancia De La Lectura Para Los Recién Nacidos

Rate this post

Deja un comentario

Top