Estás Aqui
Inicio > Información > Beneficios de la natación para bebés

Beneficios de la natación para bebés

Igual que enseñamos a un niño a hablar o caminar, podemos enseñarlo a nadar desde una edad muy temprana. La natación para bebés es una actividad muy enriquecedora, la cual trae muchos beneficios para el niño, entre ellos:

  • Ayuda a desarrollar una psicomotricidad favorable.
  • Ayuda a que su cuerpo se desarrolle mejor y se fortalezcan músculos, huesos y articulaciones.
  • Al ser un ejercicio de alto desgaste energético, les ayuda a estimular el apetito y a comer mejor.
  • Ayuda a oxigenar y fomentar una buena circulación.
  • Estimula la sensibilidad del pequeño
  • Lo ayuda a relacionarse.
  • Es una actividad recreativa excelente para relajar los nervios.
  • El bebe disfruta mucho la ingravidez de estar flotando.
  • Existen algunos estudios que demuestran que los niños que nadan desde temprana edad pueden lograr mejores promedios en los exámenes, tanto  físicos como mentales e intelectuales que se les practican en edad escolar que niños que no han practicado deporte alguno.
  • La natación puede ayudar a desarrollar una mayor confianza en los pequeños, al aprender a manejarse en un medio ambiente distinto. Esto puede ayudarles a tener una mejor autoestima.
  • Por último, nadar es una forma de protección adicional que puede evitarles sufrir accidentes acuáticos.

Introducir a los niños al agua a una edad muy temprana ayuda a evitar el miedo  a ella. Los ejercicios que impliquen el traslado de forma independiente en el agua y la celebración de los padres son maravillosos para la confianza de su bebé. Debido a que muchos padres también encuentran tranquilidad al saber que su pequeño se puede defender al momento que ocurra algún accidente.

Por otro lado los niveles de obesidad infantil sigue siendo preocupantes, la natación es una gran manera de conseguir que los más pequeños se ejerciten desde una edad temprana. Cada lección que el niño tenga en el agua proporciona una completa sesión de ejercicio físico, el fortalecimiento del corazón y los pulmones de su bebé y, a su vez ayuda al desarrollo del cerebro incluyendo la estimulación de los 5 sentidos (gusto, olfato, tacto, oído y vista). Logrando quemar hasta 300 calorías cada lección, debido al ejercicio físico que practica el bebe.

Estar en el agua ayuda a mejorar la coordinación y el equilibrio, si lo enseñas a nadar con los juguetes lo ayudarás con sus habilidades de coordinación teniendo así un mejor equilibrio, por otro lado promueves la unión con tu bebe fortaleciendo así el vínculo familiar gracias a que la natación es una ocasión fantástica para pasar un precioso y divertido tiempo con los pequeños de la casa.

Puedes llevar a tu bebé a la piscina desde que tiene pocos meses de edad para que chapotee y se divierta en el agua, y para que aprenda algunas medidas de seguridad como la flotación de supervivencia y soplar burbujas con la boca bajo el agua (para no tragar agua). Es muy importante señalar que el hecho de que tu bebé se sienta relajado en el agua y aprenda a flotar, no quiere decir que esté fuera de peligro de ahogarse. Debes estar siempre junto a tu hijo, o tenerlo a la distancia de tu brazo en todo momento.

 

Rate this post

Deja un comentario

Top